La sequía de varios años que ha estado en Israel, está llegando a su fin con las fuertes lluvias que se han registrado al norte del país, mientras que Jerusalén se está preparando para recibir una nevada, pues ya se han registrado varias pero aún se espera una de mayor intensidad.

Según estudios, se espera que las precipitaciones estén en todas localidades incluyendo en el desierto de Negev, pues la sequía por la que estaban pasando era la peor que se había registrado en varias décadas.

Las recientes lluvias han registrado 12.5 pulgadas de agua al Mar de Galilea, la fuente principal de agua en Israel, rompiendo así un record de 30 años en el norte y centro de Tierra Santa, sobrepasando las metas de precipitación normal establecido, promediando un 150% de lo acostumbrado.

“Es increíble. Ninguna gota toca a otra y cada una tiene su propia forma y tamaño”,expresó un habitante del lugar, recordando la promesa y la relación que Dios tiene con su pueblo.

“La lluvia es el matrimonio del cielo y la tierra y este aguacero insinúa que el Mesías está por llegar. Los cielos son dominio de Dios y la tierra es Israel. Esta lluvia es claramente la lluvia de la redención “, agregó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here